Música y artes escénicas

La evolución de la música en el teatro nos obliga a retroceder hasta la Grecia clásica con la aparición de la tragedia, en la cual había coros y partes declamadas, de manera que puede tomarse como un antecedente musical. La música para el drama se ha utilizado a lo largo de prácticamente toda la historia, alcanzando su punto más alto con la ópera.

A menudo el texto teatral ha sido sobrevalorado, en detrimento de los demás componentes del espectáculo. En el  proceso creativo teatral y en su puesta en escena intervienen también la música, la danza, la luz, los decorados, etc. De la coordinación y equilibrio de todos estos elementos depende producto final de dicho arte escénico. Importantes figuras del mundo del teatro, como Antonin Artaud y Bertold Brecht, ya lo captaron de esta manera y por eso iniciaron una renovación del teatro. Así como la música del Gamelan de Bali impactó a Claude Debussy y a otros músicos también el espectáculo teatro balinés resultó impactante para Artaud y Brecht. En ese teatro interviene danza, el canto, la pantomima y la música. Al igual que sucede en cine, la música compuesta para el teatro es música aplicada. Sin embargo, algunos autores opinan que la música de teatro debe ser considerada texto dramático.

El musical

La comedia musical es una obra teatral con               música., generalmente canciones intercaladas en el texto con algunos números de baile y escritas para orquesta ligera. Es típica de        Estados Unidos y de Inglaterra, y suele formar parte de los repertorios de muchos teatros de Broadway (Nueva York) y del West End (Londres).

El musical, que es como suele llamarse a la comedia musical, procede de la opereta vienesa. Alcanzó la consagración como género con la obra Show Boat, de Jerome Kern. El gran éxito alcanzado por numerosos musicales de los años cuarenta y cincuenta es debido a una inteligente y estratégica     de los tres aspectos básicos debla comedia musical: música, baile y recitado.

La mayoría de argumentos de los musicales proceden de clásicos adaptados a la época contemporánea y con personajes verosímiles con los que el público puede identificarse. El argumento de West Side Story por ejemplo, es basado en Romeo y Julieta de Shakespeare.

La Ópera rock

A raíz de la preocupación por encontrar nuevos esquemas dentro del panorama musical aparecerán las denominadas “óperas rock” óperas suponen un intento de revisión de decorados, coreografías y temáticas, y de la música usada como vehículo de comunicación artística. Estas obras querían aproximarse a la realidad social de los años setenta.

Los grandes éxitos de la ópera rock fueron Jesucristo Superstar y Gospell, que posteriormente fueron cine. Estas obras representaban nuevas aproximaciones al mundo evangélico, sobre todo desde la perspectiva de la  reinterpretación del mensaje de Jesús y su aproximación al mundo actual. A ello se unía un deseo de conseguir que los elementos musicales no fuesen vistos por el como algo rígido y superpuesto a la historia, sino vinculados a la propia manifestación del ser humano