Aria

Aria (del francés antiguo air, manera) se denomina en los siglos XV-XVIII a una fórmula de bajo cadencial que constantemente reiterada, constituye la base de variaciones (basso ostinato). Estos modelos de bajos eran muy conocidos y gozaban de gran predilección: Aria di Ruggiero, Aria di Siciliano, Aria di Romanesca.

El aria es una estructura para la improvisación, y desde fines del siglo XVI también para la composición. Servía como: bajo de danza, modelo de variaciones, y bajo de canción.

En Francia esta canción se denomina air (sobre todo air de tour), y en Inglaterra, ayre. En Italia, el aria existe, como canción estrófica, también en la ópera primitiva y en la cantata.

Los cantos de la ópera primitiva se desarrollan, ligados al texto, a manera de un recitativo sobre el bajo continuo o la orquesta (por ejemplo El lamento de Arianna de Arianna de Monteverdi). El texto domina la música.

En la ópera burguesa veneciana del siglo XVII se produce cierta tipificación de las arias, en parte a causa de la amplia y rápida producción. Se trata de breves trozos en forma de lied, de conocidos ritmos danzantes como la forlana, la vilota, el siciliano. Como tipos estructurales, Venecia conoce el:

–          Aria con clave, sólo acompañada por el bajo continuo, enmarcada por ritornellos orquestales

–          Aria con orquesta, acompañamiento orquesta con instrumentos concertantes, casi siempre de viento.

–          Aria da capo. Se convierte en la forma principal de aria del barroco gracias a Alessandro Scarlatti, en la época del florecimiento de la ópera napolitana. Consta de dos breves estrofas, la segunda se compone en forma contrastante con la primera. En la forma desarrollada a partir de 1700 se compone la primera estrofa dividida en dos partes con intevención orquestal, repitiéndola luego en forma algo variada. La reexposición permite una ornamentación virtuosista de parte del cantante.Generalmente el aria da capo era seguida por un recitativo (secco), en medio de ambos se intercala con frecuencia un breve arioso (recitativo acompagnato).

Gluck reformó el aria transformándola en una pequeña estructura similar a una canción con expresión natural del texto. A fines del siglo XIX se disuelven las formas del aria claramente estructuradas. En el siglo XX, tendencias historicistas volvieron a cultivar las antiguas formas del aria.

Opera

La ópera es un drama musical en el cual la música participa de forma esencial en el desarrollo argumental y en la descripción de estados anímicos. También se puede definir como la combinación de las diversas artes (música, poesía, drama, pintura, escenografía, danza, mímica)

Surge en Italia, más precisamente en Florencia hacia el año 1600, donde un círculo humanístico de poetas, músicos y eruditos intentó resucitar el drama antiguo, en el cual participaban solistas de canto, coro y orquesta.. Tiene sus antecedentes en el teatro madrigalesco del renacimiento y en los Intermezzos (intermedios) que se representaban entre los actos de una pieza teatral.

Las primeras óperas sobre texto de Rinuccini son la Dafne de Peri (1597, perdida) y la Eurídice (1600) del mismo autor, así como la Eurídice de Caccini. El Orfeo de Monteverdi fue la primer gran ópera barroca (1607). En los diferentes países europeos, en el período barroco, la ópera se manifiesta de una forma particular.

En Italia encontramos cuatro vertientes:

Camerata Fiorentina. Temas mitológicos. Compositores: Cavalieri, Peri, Corsi, Caccini, Monteverdi; Rinuccini (libretista). Estreno de “Eurídice” (Peri-Rinuccini) 16 de octubre de 1600.

Escuela Veneciana. Venecia se convirtió en el centro operístico de Italia del Norte, en 1637 se inauguró el primer teatro comercial de ópera. Mayor elaboración melódica y rítmica. Temática más cotidiana. Grandes Teatros. Compositores: Calleti, Cavalli, Cesti, la obra tardía de Monteverdi.

Escuela Napolitana. Tiene su auge a fines del siglo XVII. La ópera seria, con su secuencia de recitativos seccos para la acción y grandes arias-da-capo, se convierte en el tipo principal de ópera. Junto a ésta, se desarrolla allí la “ópera bufa”, más popular. Desaparece el recitativo. El compositor más destacado fue Alessandro Scarlatti.

Escuela Romana. Desarrolló también la ópera sacra. Realizó pocos aportes musicales. Fastuosidad, escenografía lujosa. El prinicipal compositor fue Rossi.

Francia, si bien recibe influencia de la ópera italiana, tuvo una tradición operística propia con el ballet de cour (desde 1581, con argumentos mitológicos), la comédie- ballet (menos solemne, de carácter cómico) y la tragédie lyrique de Lully en el siglo XVII. En el siglo XVIII aparece la opera comique. Como compositores se destacaron Lully y Rameau en el período barroco.

En Inglaterra existen géneros de características similares a la ópera como la Masque: Obra de contenido mitológico donde los actores estaban enmascarados, al final de la obra realizaban una danza sin las máscaras; y la Antimasque: Parodia de la masque. Estos géneros ejercen gran influencia sobre las creaciones operísticas inglesas. Los compositores de ópera ingleses más destacados fueron Haendel y  Purcell.

En Alemania y Austria además de la ópera debemos mencionar al Singspiel: especie de ópera-comique alemana. Los principales compositores en el período barroco fueron Fux (Viena), Kerser (Hamburgo).

En el siglo XIX, la ópera romántica muestra la tendencia a disolver el esquema de la ópera de números en cambiantes escenas y arias. El posterior drama musical de Wagner está compuesto en forma desarrollada: la sucesión de las escenas y el texto constituyen el fundamento de una música continua con la “melodía infinita”, el canto-hablado, la técnica del leitmotiv.

En España la Zarzuela. Tiene sus orígenes en el siglo XV. Similar a la ópera comique, aunque incluye géneros propios como tonadillas, villancicos, etc. Tiene partes habladas, lo cantado ocupa lugares importantes de la trama. Compositores: Juan Hidalgo, Barbieri.

La ópera del clasicismo, especialmente la ópera buffa de Mozart, trae la teatralización de la antigua ópera de números.

Los principales compositores de ópera del clasicismo Gluck (precursor de la reforma operística), Mozart, Rossini. Los principales cambios en este género en el período clásico son:

–          La música sirve a la poesía.

–          Historias verosímiles.

–          Las arias son sustituídas por canciones.

–          El coro participa en la acción.

–          Crecimiento de la ópera cómica.

La ópera buffa surge como intermezzi, es decir, entreactos de las óperas serias. En este período su importancia lleva a la decadencia de la ópera seria, en especial en Italia.

Las principales óperas de Mozart son “Las bodas de Fígaro” y los singspiels: “El rapto del Serrallo” y  “La flauta mágica”. Beethoven compuso una sola ópera: “Leonora”.

En la ópera del siglo XIX debemos mencionar dos figuras transcendentales: Wagner y Verdi,  que representan dos visiones casi antagónicas sobre el género operístico. Como antecesores de Verdi tenemos a Rossini, Donizetti y Bellini, todos belcantistas. Verdi le da gran importancia al aspecto melódico. En cambio Wagner le da más peso al aspecto armónico, y utiliza además el recurso del leitmotiv (relación de un esquema musical con un personaje o situación argumental)